¿Cómo ayuda la rehabilitación tras una cirugía de cáncer de mama?

2 marzo, 2020

En los últimos años se ha avanzado en el conocimiento del cáncer dando como resultado nuevos tratamientos. El primer punto a tener en cuenta cuando hablamos de rehabilitación post cáncer de mama es que este proceso forma parte del tratamiento. La rehabilitación y la fisioterapia van orientadas a la mejora de la calidad de vida de la paciente tratada por cáncer de seno. Recuperar el máximo nivel posible de funcionalidad y aliviar el dolor son los objetivos principales en la rehabilitación física. Efectos secundarios como la limitación de la movilidad, la rigidez, alteraciones sensitivas, dolor, etc., son frecuentes en el periodo posterior a una cirugía mamaria o a las terapias aplicadas.

Los ejercicios ayudan a restaurar el movimiento

Los diferentes tratamientos del cáncer de seno tienen afectaciones físicas que deben tratarse. Los ejercicios son importantes para reducir los efectos secundarios a una operación para preservar la flexibilidad y recuperar el movimiento de brazo y hombro y fortalecer la zona afectada. La paciente debe seguir las pautas del equipo médico para realizar el plan de ejercicios personalizados. Este equipo multidisciplinar contará, entre otros profesionales, con un especialista en rehabilitación y un fisioterapeuta que tratarán las lesiones afectadas para recuperar las habilidades físicas, ayudar a restablecer el movimiento, trabajar en la mejora de la fuerza física o tratar tipos de dolor que sean consecuencia del cáncer y las terapias.  

Julia, afectada de cáncer de mama, nos da su testimonio

A excepción de los tumores cánceres de piel no melanomas, el cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente entre las mujeres de todo el mundo. Se estima que el riesgo de padecer cáncer de mama a lo largo de la vida es de 1 de cada 8 mujeres, aproximadamente.

Ante un diagnóstico de cáncer de mama son muchas las dudas y temores que asaltan a la persona. Así nos lo cuenta Julia, que lo conoce de primera mano ya que se enfrentó a un tumor de mama.

“Hace aproximadamente un año fui diagnosticada de cáncer de mama y me sometí a una mastectomía sin vaciamiento axilar con colocación de expansor”. Julia nos ofrece su testimonio relatando cómo vivió todo el proceso, desde el diagnóstico hasta su recuperación.

“La cirugía salió muy bien y no hubo ningún tipo de complicación. Después de 7 días en el hospital me enviaron a casa sin indicaciones de fisioterapia y con las siguientes instrucciones: no mover el brazo, no levantar peso y no conducir durante un mes.” Estas pautas llevaron a Julia a una inmovilidad del brazo hasta el punto de que, durante ese periodo, no podía ni cepillarse los dientes con el brazo afectado. Nos lo explica así de claro: “Que casi no pudiera mover el brazo me generaba un adormecimiento continuo del mismo que era muy desagradable, sin contar con la incomodidad al dormir…”.

 

“Después de superar una mastectomía, los ejercicios me ayudaron a ir recuperando la movilidad del brazo”

Al sentirse tan limitada, decidió buscar información sobre rehabilitación post mastectomía y encontró algunas pautas de rehabilitación de cáncer de mama. Julia nos cuenta como logró ir recuperando la movilidad: “Me dediqué a realizar los ejercicios, pero con muchas dudas y algo de miedo de hacerlos mal por si empeoraba la situación. Pero con la práctica vi que me ayudaban a ir recuperando la movilidad del brazo, sobre todo a levantarlo por encima del hombro o estirarlo hacia arriba completamente. Este último movimiento tardé casi 6 meses en poderlo hacer bien y todavía hoy me genera molestias.”

Aunque el caso de Julia nos habla de superación y de cómo logró recuperar la movilidad gracias a su fuerza de voluntad, su testimonio termina con un dato preocupante: “Nunca me llamaron para una visita de control para evaluar mi rango articular y capacidad funcional o por si había vuelto a mover el brazo correctamente.”

 

Los beneficios de la fisioterapia para tratar las secuelas del cáncer

La rehabilitación tiene como objetivo mejorar los resultados de las pacientes y desde DyCare podemos aportar nuestro grano de arena para este segmento que tienen que prestar especial atención al movimiento que realizan para no comprometer la cirugía. Por parte del colectivo médico estamos recibiendo especial interés en introducir ReHub en el programa de rehabilitación de cáncer de mama, ya que el “biofeedback” que recibe el paciente en tiempo real durante la ejecución de los ejercicios aumenta su empoderamiento y su adherencia al proceso de rehabilitación.

Como conclusión, podemos enumerar algunas ventajas que aporta un proceso de rehabilitación y constatar que la fisioterapia beneficia mucho a las mujeres enfermas de cáncer de mama ayudando a:

  • Recuperar la movilidad
  • Mejorar la respiración
  • Tratar la fibrosis
  • Combatir los linfedemas de las extremidades
  • Cuidar las cicatrices
  • Calmar o eliminar dolor
  • Ganar elasticidad

Estos y otros beneficios pueden prevenir y tratar las secuelas del cáncer consiguiendo una mayor adherencia al tratamiento de la paciente y mejorando su calidad de vida.