Salud digital: ventajas y barreras para la asistencia sanitaria

29 enero, 2019

El sector salud está viviendo una auténtica revolución digital con la inclusión de la tecnología en todos sus procesos. Son muchos los beneficios que puede aportar la e-Health a la asistencia sanitaria y al paciente, pero ¿qué barreras deberá afrontar la sanidad para poder implementarla?

 

Qué es la salud digital o e-Health

La e-Health es un conjunto de herramientas digitales que se emplean para la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades, así como el seguimiento del paciente y la gestión de la salud.

Según la Asociación de Investigadores de eSalud (AIES), la e-health engloba desde las aplicaciones móviles, los dispositivos wearable, el Big Data hasta la telemedicina.

 

El rol de los profesionales sanitarios ante las nuevas demandas del paciente

Nos encontramos en un momento en el que la inmediatez lo es todo, el paciente es cada vez más exigente, y más impaciente; lo quiere todo rápido, bien y con la mejor tecnología posible”. Son conclusiones de Eva Añón, experta en competencias digitales para el sector salud, en el pasado Foro BusinessDMallorca dedicado a la medicina, la digitalización y los pacientes 2.0.

Hoy en día el paciente entra en Internet para asesorarse sobre su estado de salud: “El 25% de los pacientes realiza búsquedas en Wikipedia y más de la mitad lo hace en blogs profesionales”, añadió Añón. Debido a estas nuevas demandas, el sector sanitario debe adaptarse y estar presente en la red. Sin embargo, una de las principales barreras que exponen los profesionales es la falta de tiempo para adaptarse a las nuevas tecnologías.

E-Health: ventajas y barreras

Ventajas de la salud digital:

  1. La salud digital hace que la atención sanitaria de calidad se vuelva asequible en áreas de difícil acceso. A través de la conexión a Internet, cualquiera puede acceder a servicios sanitarios y estar siempre conectado con el profesional para resolver inquietudes.
  2. El profesional puede almacenar toda la información de forma rápida, acceder a ella cuando quiera y compartirla con el paciente u otros profesionales de la salud. Los datos le permitirán realizar informes muy precisos, contrastar el progreso del paciente y tomar decisiones clínicas más fácilmente.
  3. Las tecnologías digitales conducen a un mayor empoderamiento de los pacientes y adherencia al tratamiento gracias al biofeedback que reciben en tiempo real. ReHub es un ejemplo de la apuesta por la innovación digital en el sector salud. Se trata de la primera solución digital para terapias de rehabilitación física que permite que el paciente pueda realizar sus ejercicios cuándo y dónde quiera mientras el profesional monitorea en todo momento su evolución.

 

Barreras de la e-health:

  1. Los profesionales sanitarios, en ocasiones, se sienten amenazados por las nuevas tecnologías. Sin embargo, la transformación digital debería verse como una herramienta que permite complementar el servicio del profesional y no como un reemplazo, además de ayudarle a optimizar su tiempo.
  2. Solo 3 de cada 10 hospitales públicos están adaptados a la transformación digital mientras que 6 de cada 10 privados tienen un plan de transformación digital, según Mapfre. En la actualidad, tan sólo un 1% del gasto en sanidad de las comunidades autónomas se destina a las nuevas tecnologías y, para lograr el estándar necesario, se deberían reestructurar los modelos de negocio sanitarios y apostar por la innovación.
  3. Cada avance tecnológico lleva detrás un trabajo de investigación y de desarrollo. Éste puede resultar a veces costoso y no siempre se está dispuesto a hacer un desembolso, tanto por parte de las administraciones públicas como por los pacientes.