Salud digital, una disrupción en constante evolución

5 diciembre, 2019

 

Medicina es sinónimo de evolución, la historia así lo demuestra. Con el paso del tiempo esta disciplina ha sabido adaptarse a los nuevos paradigmas y retos que han ido surgiendo. Sus progresos no solo han contribuido a la curación de numerosos trastornos de la salud y a la prevención de enfermedades, sino que han contribuido a la mejora de la calidad de vida de las personas. Una máxima constante que se ha ido cumpliendo con el paso de los años.

Sin embargo, la disrupción digital ha supuesto un antes y un después en el sector médico. La tecnología está revolucionando la medicina de tal forma que ya no puede entenderse salud sin entorno digital. Los nuevos avances tecnológicos están acelerando como nunca las transformaciones en el sector. Hoy se están consiguiendo resultados que hasta hace poco no podíamos ni imaginar.

Las nuevas herramientas digitales están cambiando las reglas del juego y lo están haciendo de manera satisfactoria para todos. Y es que el acercamiento del médico al paciente, la reducción de las listas de espera o las fórmulas innovadoras en el tratamiento de enfermedades así lo demuestran. No obstante, una revolución de tal magnitud, conlleva una reflexión profunda y la aplicación de unas bases que sustenten el marco de la medicina que está por llegar.

Nuevos retos

Ya sabemos que las consecuencias que esta revolución tecnológica trae consigo innumerables cambios que se van a ir aplicando poco a poco a nuestro día a día, pero ¿hacia dónde camina esta nueva medicina digital?

  • Sistemas de gestión e historial clínico electrónico. Hablamos de los softwares que almacenan datos fundamentales que posteriormente contribuyen a los tratamientos médicos. Gracias a este tipo de herramientas se puede digitalizar gran parte de la labor asistencial: se agiliza el proceso, se reducen errores y se garantiza la seguridad del paciente al permitir que todas las informaciones acerca de los tratamientos están disponibles en un mismo lugar. Nuestra soluciones Lynx y ReHub son buena prueba de ello.
  • Inteligencia artificial. Se trata de sistemas dotados de machine learning y deep learning que usan datos y algoritmos para proveer nuevos puntos de vista a los facultativos con el objetivo de ayudarles a tomar decisiones sobre diagnósticos y tratamientos. Así pues, la IA es capaz de detectar patrones ocultos en los datos que son de inestimable ayuda para los médicos. Otro de sus beneficios es que reduce el tiempo que el doctor dedica a documentarse, dejándole más tiempo para tratar con sus pacientes.
  • Internet de las cosas. La posibilidad de disponer de dispositivos médicos conectados trae consigo un abanico de mejoras. Es el caso del uso intensivo de las soluciones en la nube (guardar los historiales médicos de manera segura, más económica y de fácil acceso), la democratización de los datos (todas las partes pueden participar del proceso), la monitorización remota o la aplicación práctica de Big Data.
  • Prototipación 3D. El potencial de la impresión en sanidad es tan grande que ya son muchos los casos en los que se está aplicando de manera directa. Hoy en día, gracias a la impresión 3D ya se fabrican biomodelos que sirven para ensayar la intervenciones quirúrgicas. Otro ejemplo es la fabricación de implantes personalizados, ya aplicados por ejemplo a piezas dentales.

La Organización Mundial de la Salud, manos a la obra

Ya sabemos que los avances tecnológicos en salud caminan a pasos agigantados. Es por ello que la Organización Mundial de la Salud ha convocado a expertos mundiales para ayudar a configurar una hoja de ruta para avanzar en el ecosistema de la salud digital. Así pues, el Grupo Asesor Técnico de Salud Digital de la OMS se ha reunido recientemente con el objetivo de sentar las bases de la salud digital del presente y del futuro más próximo. Han centrado sus esfuerzos en debatir sobre la gestión de los datos, el uso ético y equitativo de las tecnologías digitales o cómo ayudar a las comunidades a beneficiarse de soluciones de salud digital.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, ha declarado: “El plan de acción acordado centra nuestros esfuerzos en ayudar al mundo a beneficiarse de las tecnologías y soluciones de salud digital, al tiempo que protege el mal uso de los datos de las personas y protege su salud”.

Por su parte, Bernardo Mariano, director del Departamento de Salud e Innovación Digital de la OMS, ha asegurado al respecto: “La OMS continúa demostrando su fuerte compromiso para aprovechar el poder de las tecnologías y datos digitales para abordar los desafíos de salud más apremiantes del mundo a través del lanzamiento de este nuevo Grupo Asesor Técnico de Salud Digital”.

Con todo ello, el plan de acción acordado, va a trabajar en las siguientes cuestiones:

  • Desarrollar un marco global para que la OMS valide, implemente y amplíe la tecnología y las soluciones de salud digital.
  • Recomendaciones para el uso seguro y ético de las tecnologías digitales para fortalecer los sistemas nacionales de salud mejorando la calidad y la cobertura de la atención, aumentando el acceso a la información de salud.
  • Asesoramiento sobre modelos de promoción y asociación para acelerar el uso de las capacidades de salud digital en los países para lograr mejores resultados de salud.
  • Asesoramiento sobre tecnologías emergentes de salud digital con alcance e impacto global, para que nadie se quede atrás.

European Patient Innovation Summit (EPIS): análisis y debate de las nuevas tecnologías aplicadas al mundo de la salud

En la cuarta edición del European Patient Innovation Summit (EPIS), más de 300 organizaciones de pacientes de toda Europa junto con expertos en salud digital debaten cómo optimizar la aplicación de las nuevas tecnologías a la atención sanitaria. El resultado del análisis sobre la revolución que las aplicaciones y herramientas de salud digital suponen para la asistencia sanitaria y para la calidad de vida de los pacientes llevan a 9 grandes bloques de herramientas y aplicaciones aplicadas al mundo de la salud:

  • Plataformas digitales o portátiles que facilitan la recopilación de datos de diferentes aspectos de salud, incluyendo la calidad de vida y los síntomas experimentados.
  • Plataformas digitales donde los pacientes pueden hacer consultas por internet con un médico o un psicólogo y tener un seguimiento a través de SMS o correo electrónico.
  • Sistemas que permiten a los pacientes concertar una cita a través de internet con hospitales y especialistas. También de renovación de la receta médica para que las prescripciones lleguen directamente a la farmacia local vía online.
  • Comunidades digitales de pacientes que les permiten compartir información, tener un mejor entendimiento de su patología y encontrar apoyo entre ellos.

  • Aplicaciones que ayudan a los pacientes a calendarizar su medicación, establecer recordatorios de toma de esta medicación e informar de cuándo es necesaria una renovación de la prescripción. A la vez, informarles de si hay interacción entre sus medicamentos.
  • Algoritmos inteligentes (inteligencia artificial), interfaces basadas en texto o voz (chatbots) que puedan proporcionar información a los pacientes, ayudar en el triaje de los problemas que el paciente está experimentando y proporcionar un asesoramiento inicial y apoyo para manejar un problema.
  • Historial de salud electrónico (HSE, o EHR, por sus siglas en inglés), o un historial médico electrónico (HME, o EMR, por sus siglas en inglés), colección sistematizada de información digital en salud sobre los pacientes.
  • Herramientas educativas, incluyendo juegos (gamificación), que ayudan a empoderar a los pacientes.
  • Dispositivos inteligentes que ayudan a los pacientes a gestionar su discapacidad y tener una vida lo más independiente posible.

La recopilación del análisis y respuestas del encuentro se convertirá en los próximos meses en un documento de posición con validez científica. Este trabajo debe servir para consolidar y divulgar la visión que los colectivos de pacientes de toda Europa tienen sobre las nuevas tecnologías aplicadas al mundo de la salud y para poner sobre la mesa sus propuestas al respecto.

Presente y futuro de la eSalud

Podemos concluir que la tecnología aplicada a la medicina es presente y futuro y que el progreso en este ámbito es imparable. Las soluciones digitales en el entorno sanitario conlleva una mayor implicación del paciente en la gestión de su salud y en la toma de decisiones con la ayuda de un profesional, a la vez que existe un acercamiento del personal sanitario al paciente. El uso de las herramientas digitales se hace cada vez más frecuente y el futuro digital de la medicina se proyecta al servicio del paciente.