+34 935520029

Ejercicio terapéutico en lesiones de rodilla

El proceso de rehabilitación después de una lesión o cirugía en la rodilla puede ser desafiante y, sin duda, una parte crucial para recuperar el rango articular, la fuerza y, en última instancia, mejorar la función. En este camino hacia la recuperación, el ejercicio terapéutico juega un papel fundamental, y en este blog, nos enfocaremos en uno de los grupos musculares más importantes durante este proceso: los cuádriceps.

Los cuádriceps, un conjunto de cuatro músculos ubicados en la parte frontal del muslo, desempeñan un papel esencial en las actividades de la vida diaria y en el deporte. Alberto Camacho, CEO de Clínica Cales y colaborador de marca.com, en un webinar exclusivo sobre «Lesiones de rodilla en deportistas», destacó la relevancia de estos músculos en la rehabilitación. Más adelante, en este blog, te presentamos los mejores ejercicios de cuádriceps para tu programa de telerehabilitación de rodilla.

¿En qué deportes son más frecuentes las lesiones de rodilla? 

Las lesiones de rodilla pueden ocurrir en una variedad de deportes, pero algunos deportistas tienen mayor predisposición a sufrir este tipo de lesiones. Algunos de estos deportes incluyen:

Deportes de contacto: Deportes como el fútbol, el rugby, el fútbol americano y el hockey, que involucran contacto físico y colisiones, presentan un mayor riesgo de lesiones de rodilla. Los impactos directos, las torsiones repentinas y las colisiones con otros jugadores pueden causar lesiones en los ligamentos, meniscos y cartílago de la rodilla.

Deportes de salto y aterrizaje: Deportes que involucran saltos y aterrizajes repetitivos, como el baloncesto y el vóley, pueden aumentar el riesgo de lesiones de rodilla. Los movimientos de salto y cambio de dirección bruscos pueden ejercer una tensión significativa en los ligamentos y los meniscos de la rodilla, lo que puede llevar a esguinces, desgarros y lesiones en el cartílago.

Deportes de carrera y corredores de larga distancia: Los corredores y los deportistas que participan en deportes de carrera, como el atletismo y el maratón, también están expuestos a un mayor riesgo de lesiones de rodilla. El estrés repetitivo de la carrera de larga distancia puede provocar lesiones por sobreuso, como el síndrome de la cintilla iliotibial, la tendinitis rotuliana y la condromalacia rotuliana.

Deportes de gimnasia: Los deportes de gimnasia, como la gimnasia artística y la acrobacia, implican movimientos complejos, saltos, aterrizajes y giros que pueden ejercer una tensión significativa en las articulaciones de la rodilla. Estos deportes presentan un riesgo elevado de lesiones de rodilla, incluidas lesiones en los ligamentos cruzados y los meniscos.

Es crucial destacar que, independientemente del nivel de actividad física, tanto deportistas de alto rendimiento como personas sedentarias enfrentan riesgos de dolor y lesiones en la articulación de la rodilla. La clave para reducir estas posibilidades radica en un entrenamiento específico y adaptado.

Beneficios del Ejercicio Terapéutico para los Cuádriceps

La evidencia científica respalda firmemente la efectividad de los ejercicios de cuádriceps en la rehabilitación y fortalecimiento de esta importante musculatura. Algunos puntos clave que debemos tener en cuenta son:

Recuperación postoperatoria: Estudios demuestran que los ejercicios de cuádriceps son esenciales para la recuperación postoperatoria después de cirugías de rodilla, como la reconstrucción del ligamento cruzado anterior o la artroplastia de rodilla. Estos ejercicios ayudan a reducir el dolor, mejorar la función y acelerar el retorno a las actividades normales.

Fortalecimiento y estabilidad de la rodilla: Los cuádriceps son músculos clave para la estabilidad de la rodilla. La investigación muestra que los ejercicios de cuádriceps mejoran significativamente la estabilidad y el control neuromuscular de la rodilla, reduciendo el riesgo de lesiones y mejorando el rendimiento funcional.

Prevención de lesiones: Mantener los cuádriceps fuertes puede ayudar a prevenir lesiones relacionadas con la rodilla, especialmente en atletas y personas que realizan actividades físicas exigentes. Un estudio en Sports Medicine reveló que el fortalecimiento de los cuádriceps a través de ejercicios adecuados puede reducir el riesgo de lesiones en deportes que implican saltos y cambios de dirección.

Rehabilitación de lesiones de cuádriceps: Los ejercicios de cuádriceps juegan un papel vital en la recuperación de lesiones específicas de esta musculatura, como las distensiones o desgarros. La evidencia respalda la efectividad de los ejercicios de carga progresiva para la recuperación funcional y la prevención de recurrencias.

Mejora funcional y calidad de vida: Fortalecer los cuádriceps no solo beneficia la salud y previene lesiones, sino que también mejora la función y calidad de vida en general. Un estudio en personas mayores encontró que el fortalecimiento de los cuádriceps mejoró la capacidad funcional y redujo la discapacidad en actividades diarias.

Ejercicio Terapéutico con ReHub: Telerehabilitación para la Recuperación de Rodilla

La telerehabilitación ha emergido como una poderosa herramienta en el campo de la rehabilitación, ofreciendo beneficios significativos para las personas que sufren lesiones de rodilla. Este enfoque de atención médica remota permite a los pacientes recibir terapia y seguimiento de su rehabilitación desde la comodidad de sus hogares, a través de la comunicación online con profesionales de la salud.

 

Sentadillas: Las sentadillas son un excelente ejercicio para fortalecer los cuádriceps y los músculos de la parte inferior del cuerpo. Comienza colocándote frente a una silla resistente o un soporte de pared. Con los pies separados al ancho de los hombros, baja lentamente el cuerpo hacia abajo, como si fueras a sentarte en la silla, manteniendo los talones en contacto con el suelo. Mantén la posición durante unos segundos y luego vuelve a la posición inicial. 

 

 

Isométricos de cuádriceps: Siéntate en una silla o en el suelo con una pelota de tamaño adecuado debajo de la rodilla. Realiza una extensión de la rodilla con el objetivo de aplastar la pelota contra el suelo. Sostén la presión durante 5 a 10 segundos sin mover la pelota. Asegúrate de respirar de manera constante durante la contracción. Después de mantener la contracción, relaja lentamente los cuádriceps y permite que la presión en la pelota disminuya gradualmente. Este ejercicio también puedes hacerlo acostado. 

 

 

 

Sentadilla búlgara: Colócate frente a una silla de espaldas a ella. Lleva una pierna hacia atrás y apóyala en la silla. Mantén la otra pierna estable y alineada a la pierna de atrás. Flexiona la rodilla de la pierna de adelante para descender hacia el suelo, como si estuvieras haciendo una sentadilla, y baja hasta que la rodilla de la pierna de adelante forme un ángulo de 90 grados. Mantén la posición durante unos segundos y luego regresa a la posición inicial empujando con la pierna de adelante.

 

 

Subidas de escaleras: Si tienes acceso a un conjunto de escaleras, aprovecha esta oportunidad para fortalecer tus cuádriceps. Subir escaleras activa y fortalece los músculos de las piernas, incluidos los cuádriceps. Comienza subiendo un escalón a la vez, concentrándote en flexionar y extender las rodillas de manera controlada. A medida que te sientas más cómodo, puedes aumentar la velocidad y la altura de los escalones para aumentar la intensidad del ejercicio.

Recuerda siempre consultar con un profesional de la salud antes de comenzar cualquier programa de rehabilitación y adaptar los ejercicios según tus necesidades y capacidad física.

Si te gustó este blog y quieres más información, te invitamos a que veas el webinar “Lesiones de rodilla en deportistas”, realizado por Alberto Camacho, CEO de Clínica Cales y colaborador de marca.com.

 

Scroll al inicio