+34 935520029

7 preguntas y respuestas sobre la telerehabilitación

Aunque nadie pone en duda que uno de los principales objetivos de las innovaciones vinculadas a la salud digital es ofrecer tratamientos más personalizados y efectivos para mejorar la calidad de vida de los pacientes, son muchas las cuestiones ante estos avances.

Con la telerehabilitación no es una excepción: hay mucho desconocimiento sobre los progresos que se están haciendo en el ámbito de la rehabilitación digital. A continuación, damos respuesta a algunas de las preguntas más frecuentes.

 

¿Cuál es la principal diferencia con la rehabilitación presencial?

La telerehabilitación ofrece a los pacientes la posibilidad de seguir los tratamientos de fisioterapia de forma remota, sin necesidad de desplazarse al centro médico, y gracias al uso de una plataforma digital.

Aunque lo más cómodo y habitual es que los pacientes realicen las sesiones de telerehabilitación desde casa, la mayoría de las soluciones permiten su uso desde cualquier lugar y a cualquier hora.

Desde el punto de vista del fisioterapeuta o médico rehabilitador, la telerehabilitación permite prescribir ejercicios terapéuticos personalizados al estado de cada paciente, monitorizar el progreso de la terapia y adaptar el tratamiento de rehabilitación en base a las necesidades de cada momento.

 

¿Cuáles son los principales beneficios de la telerehabilitación?

Uno de los principales beneficios es que facilita a las personas con dificultades para desplazarse seguir su terapia de rehabilitación en remoto, de manera complementaria a las sesiones presenciales de fisioterapia o completamente online.

Esta comodidad y accesibilidad aumenta la adherencia al tratamiento, que es uno de los principales problemas de los procesos de rehabilitación presenciales: un 51,6% de los pacientes no es adherente a su terapia (según el Análisis Nacional de la Adherencia al Tratamiento de Patologías Crónicas elaborado por el Grupo OAT).

Como consecuencia de esta mayor adherencia también se reduce el tiempo de recuperación y se incrementa la satisfacción de los pacientes, que se sienten protagonistas de su recuperación y están tranquilos gracias a la supervisión del profesional.

 

¿Qué equipamiento es necesario para realizar telerehabilitación? 

La mayoría de las plataformas de telerehabilitación son servicios online y lo único que los pacientes necesitan para seguir su terapia de rehabilitación es un dispositivo con pantalla (un smartphone, una tablet o un ordenador) y conexión a internet.

Adicionalmente, en plataformas de telerehabilitación como ReHub de DyCare se puede añadir el uso de avanzados sensores wearables. Estos añaden al proceso un mayor control y precisión, no solo sobre la correcta ejecución de los ejercicios, sino también la monitorización con datos objetivos y la personalización de la terapia, dando un paso más allá en la estandarización de los tratamientos.

 

¿Es la telerehabilitación recomendable y segura para cualquier edad?  

Aunque la respuesta a esta pregunta dependerá del funcionamiento concreto de cada plataforma de telerehabilitación y de su usabilidad, en general es apta para todo tipo de públicos.

El objetivo de estas plataformas es que sean útiles para el máximo tipo de personas y de terapias de rehabilitación. La mayoría acostumbran a estar diseñadas para un uso sencillo, apto también para personas mayores y poco hábiles con la tecnología. En nuestro caso, los estudios clínicos REHAPT y REHIP han demostrado que nuestra plataforma de telerehabilitación, ReHub, es segura y efectiva con personas mayores de hasta 80 años con excelentes resultados en términos de satisfacción y adherencia al tratamiento.

Además, más allá de facilitar el contacto con el fisioterapeuta o médico rehabilitador para resolver dudas en cualquier momento, estas soluciones digitales pueden añadir un asistente virtual que acompaña y guía al paciente en la realización de los ejercicios.

 

¿Qué papel tiene el médico rehabilitador en una terapia de telerehabilitación? ¿Y el fisioterapeuta? 

Al igual que en los tratamientos de rehabilitación tradicionales, el médico rehabilitador es quien establece el diagnóstico y los objetivos del plan terapéutico. La posibilidad de poder consultar en cualquier momento el estado del paciente le permite intervenir de forma rápida en caso de necesidad.

En función de los objetivos, el fisioterapeuta establece la pauta de los tratamientos, prescribe los ejercicios personalizados y se encarga del seguimiento del paciente en remoto.

 

¿Qué patologías se pueden tratar con la telerehabilitación? 

Su uso está pensado para pacientes con diagnósticos de todo tipo, aunque las patologías tratadas con más frecuencia son las de carácter musculoesquelético (por ejemplo, tendinitis, tenosinovitis, síndrome del túnel carpiano, epicondilitis, etc.)

También resulta especialmente útil para recuperaciones tras una cirugía, evitando desplazamientos y permitiendo que los pacientes empiezan lo antes posible la rehabilitación para reducir el dolor y complicaciones como la rigidez articular.

 

¿Qué no es la telerehabilitación? 

Otra manera de entender qué es la telerehabilitación es tener claro lo que no es.  Así, hay que huir de definiciones simples de lo que es la telerehabilitación que se centran en aspectos como los vídeo tutoriales, y no se puede hablar de telerehabilitación con una simple videollamada.

En la telerehabilitación los vídeos son solo una parte. Aunque los resultados clínicos evidentemente también se pueden conseguir con la fisioterapia presencial tradicional, el aporte de la tecnología es que puedes medir con mejor precisión esos resultados porque te dan datos cualitativos y cuantitativos, ofreciendo un mayor control de todo el proceso de rehabilitación.

 

Para resolver más dudas sobre plataformas de telerehabilitación, te invitamos a leer nuestra pagina de preguntas frecuentes. Y si te interesa ver de primera mano una solución como la nuestra, no dudes en solicitar una demo gratuita.

Scroll al inicio